Atrás

María Calvo inaugura en el Palacio de Valdecarzana su exposición "Manos"

María Calvo inaugura en el Palacio de Valdecarzana su exposición "Manos"

Publicado el 10 de Septiembre de 2020
En exhibición desde esta tarde, hasta el 23 de septiembre

El trabajo pictórico de la creadora valdesana recrea, con una gran carga de emotividad, toda la fuerza expresiva que ofrecen las manos en diferentes escenas

Cartel de la exposición "Las Manos", de María Calvo Cartel de la exposición "Las Manos", de María Calvo

Acarician, guardan, laboran, crean, curan... Captar toda la expresividad que emana de unas manos en distintas situaciones de la vida y mostrarla al público en una elocuente descarga de emociones. Es lo que ha conseguido María Calvo con su trabajo en "Manos", una exposición pictórica que se inaugura esta tarde en el Palacio de Valdecarzana y que se podrá visitar, de forma gratuita, hasta el 23 de septiembre.

La alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, asiste esta tarde (17.45 horas) a la inauguración, en la que también estará presente María Calvo.

Emociones a flor de piel en un trabajo de una plasticidad extraordinaria, son las que despierta la creación de la artista valdesana, capaz de conmover al espectador con su visión de las manos en diferentes escenarios.

La propia María explica el por qué de esta propuesta: "Me inspiro en mi vida diaria, en mis recuerdos, en una buena foto. En la serie 'Manos' la inspiración vino del recuerdo de las manos de mi abuelo y de mi madre. Según iba creciendo la idea, intenté copiar la expresividad de las manos en distintas situaciones, lo mucho que nos pueden decir del estado de ánimo y de la personalidad de su dueño".

El resultado se podrá disfrutar y sentir desde esta tarde y hasta el 23 de septiembre, de forma gratuita, en la sala de exposiciones del Palacio de Valdecarzana, en su horario habitual, de lunes a viernes de 11.00 a 14.00 y de 18.00 a 21.00 horas.

María Calvo nació en la braña vaqueira de Silvamayor, en el concejo de Valdés, en 1941. En su infancia se trasladó a Madrid, donde creció, se formó y trabajó, y sus manos de cirujana salvaron vidas. Jubilada, ha regresado a Asturias, al calor de sus raíces, y de su familia.

Imprimir